View all AI news articles

Las complejidades de la ley de derechos de autor y la IA: The New York Times contra OpenAI y Microsoft

February 27, 2024

Resumen

  • Antecedentes: El New York Times demanda a OpenAI y Microsoft por utilizar sus artículos en el entrenamiento de la IA.
  • El núcleo de la demanda: Acusaciones de infracción de derechos de autor e impacto en los ingresos de The New York Times.
  • Postura de los acusados: OpenAI afirma su uso justo en la formación de modelos de IA.
  • Contexto más amplio: Implicaciones para la IA en el marketing y la creación de contenido.
  • IA generativa y derechos de autor: Debate sobre la compensación justa y la opinión pública.

Antecedentes del caso

En una batalla legal histórica, The New York Times ha iniciado una demanda contra OpenAI, el creador de ChatGPT, y Microsoft, alegando que estos gigantes tecnológicos han utilizado ilegalmente los artículos del periódico para entrenar sus modelos de IA sin permiso. Este caso, presentado ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York (caso núm. 23-11195), no es solo un asunto de infracción de derechos de autor, sino que aborda las implicaciones más amplias de la IA y los derechos de propiedad intelectual.

El núcleo de la demanda

La queja del New York Times se basa en la acusación de que OpenAI y Microsoft han aprovechado su extenso trabajo periodístico, incluida una serie ganadora del Premio Pulitzer y varios otros artículos, para mejorar sus chatbots de inteligencia artificial. Esta práctica, sostiene el periódico, no solo constituye una infracción de los derechos de autor, sino que también disminuye el valor percibido de su sitio web, lo que podría repercutir en sus ingresos por publicidad y suscripciones.

La postura de los demandados

OpenAI, por su parte, ha afirmado que la demanda carece de fundamento. En su respuesta pública, la empresa sostiene que el entrenamiento de modelos de IA utilizando datos disponibles públicamente, como artículos de The New York Times, es un uso justo del material. OpenAI también sostiene que es poco probable que sus modelos de IA regurgiten los datos de entrenamiento, especialmente cuando los datos provienen de una única fuente, como The New York Times.

El contexto más amplio

La perspectiva de la industria de la IA

La defensa de OpenAI y Microsoft se basa principalmente en el argumento del «uso justo», un concepto que sugiere que la transformación del contenido mediante el entrenamiento en inteligencia artificial no es una infracción directa de los derechos de autor. Sin embargo, The New York Times ha presentado pruebas de que ChatGPT ha reproducido casi literalmente su contenido, impugnando esta defensa.

Implicaciones para los vendedores

Este caso tiene importantes implicaciones para los profesionales del marketing, especialmente para aquellos que confían en la IA para la creación de contenido. Herramientas como ChatSpot de HubSpot, con tecnología de ChatGPT, podrían verse afectadas si los demandantes tienen éxito, lo que subraya la incertidumbre que rodea el uso de modelos lingüísticos extensos en el marketing y otros sectores.

El debate en torno a la IA generativa y los derechos de autor

Acuerdos de ingresos y licencias de OpenAI

Si bien, según se informa, los ingresos anualizados de OpenAI rondan los 1.600 millones de dólares, sus acuerdos de licencia con los medios de comunicación para entrenar modelos de IA son relativamente modestos y ofrecen entre 1 y 5 millones de dólares al año. Esta disparidad plantea dudas sobre la compensación justa por el uso de material protegido por derechos de autor en la formación en inteligencia artificial.

La opinión pública

Una encuesta reciente del AI Policy Institute indica que la mayoría del público cree que no se debe permitir a las empresas de IA utilizar el contenido de los editores para la formación de modelos sin compensación. Este sentimiento refleja la creciente preocupación por los marcos éticos y legales que rigen la IA y los materiales protegidos por derechos de autor.

Observaciones finales

El caso del New York Times contra OpenAI y Microsoft ejemplifica la compleja intersección entre la tecnología de inteligencia artificial y la ley de derechos de autor. A medida que se desarrollen los procedimientos legales, es probable que los resultados tengan consecuencias de gran alcance tanto para la industria de la inteligencia artificial como para los creadores de contenido y los consumidores. El debate sobre el uso justo del material protegido por derechos de autor en la formación en inteligencia artificial marcará el futuro del desarrollo de la IA y sus implicaciones éticas.

Recent articles

View all articles